viernes, 15 de mayo de 2015

Benamejí (Córdoba)

Bemamejí se sitúa al suroeste de la provincia de Córdoba, cerca del río Genil y a tan sólo unos kilómetros del límite con la provincia de Málaga, formando parte de la Mancomunidad de la Subbética. Tiene una extensión superficial de 53,4 kilómetros cuadrados y una población de 5123 habitantes, según el padrón municipal del año 2014. Se encuentra a 456 metros de altitud sobre el nivel del mar. Dista unos 90 kilómetros, más o menos de Córdoba y de las costas del mar mediterráneo.
El gentilicio de los naturales de Benamejí es Benamejicense.
Historia
La historia de Benamejí, al igual que en la mayoría de pueblos andaluces, tiene un dificultoso trazado para encontrar sus primeros vestigios humanos. Existen restos arqueológicos de la época calcolítica en el Cortijo Poyato, además del yacimiento del cerro del Castillo con elementos de la época ibérica. En el cerro Barrero de El Tejar también se han encontrado utensilios y piezas de épocas prehistóricas, destacando la estela funeraria en la Dehesa Encina El Cuervo.
Es a partir del siglo IX cuando el emir Abd Allah construye su fortaleza llamada BANU BASHIR,
fortificada más tarde por Abd al Arman III cuando podemos determinar sus antecedentes históricos según el Benamejí que conocemos en la actualidad. En 1240 Fernando III conquisto Benamexir y en 1254 fue donada por Alfonso a la orden de Santiago. A lo largo de casi dos centurias vería como sus territorios pasaban de manos cristianas a musulmanas, hasta que en 1487 es conquistada definitivamente por los Reyes Católicos.
El Papa Clemente VII autorizo a Carlos I a vender algunas propiedades de las órdenes militares y Benamejí es vendido al regidor de Burgos Diego de Bernuy, por 19.965.000 maravedíes, el cual levanta al pueblo de nueva planta, lo dota de Carta Puebla, reparte tierras y da normas para la organización de la villa.
Benamejí es pueblo con Señorío desde que allá por 1549 Don Diego de Bernuy eligiese este espectacular enclave natural, antes disfrutado por romanos y árabes, y se trajesen al mejor arquitecto, Hernán Ruiz II, para que hicieran el Puente Renacentista sobre el río Genil, la Aceña y el moderno trazado recto de sus calles, en tiempos del siempre recordado Palacio.
En la literatura española existen numerosas referencias a Benamejí, destacando entre otras las “niñas de Gómez Arias” de Calderón de la Barca, el “Romancero Gitano” del inmortal García Lorca y “la Duquesa de Benamejí” de los Machado. Igualmente las ruinas del Castillo de Gómez Arias, son nombradas por Pío Baroja en La Feria de los Discretos.
Otro momento de singular importancia fue la visita del Rey V que en 1729 decidió visitar Sevilla y toda su corte. Durante esta estancia provisional, que duraría cuatro años, realizó distintos desplazamientos por Andalucía. En ese tiempo viajó a Cádiz y Granada. En esos viajes se desplazaban todos los cortesanos, los militares de la guardia real y funcionarios de la administración real que realizaban con anterioridad al paso de la comitiva los trabajos necesarios para asegurar que el traslado, el hospedaje y la manutención fueran correctos.
Las crónicas cuentan que después de diversos incidentes para adecentar los caminos para la comitiva real, es durante los días 7 y 8 de junio de 1730 cuando se hospedan en Benamejí. El día 8, día del Corpus parten con destino hacia Aguilar de la Frontera.
Durante la guerra de la Independencia (1808-1814), son numerosas las anécdotas y altercados que se sucedieron en sus territorios. Las cuadrillas de Juan de Campos y Pedro Alcalde operaron por los contornos de Benamejí y Encinas Reales, alternando la acción guerrillera de hostigamiento a los franceses con la rapiña y robos en la zona. Otra de las cuadrillas que operaba de igual modo allí era la de Pedro Pena, apodado el Sotana, que actuaba desde Benamejí con ocho o diez delincuentes fugados de los presidios. Una tercera partida existente fue la de Francisco Lozano, el Bolsero. El 2 de junio de
1811, en las cercanías de Benamejí, Pedro Alcalde concentra a las partidas de la zona logrando reunir, según dicen, a unos mil doscientos hombres con los que lleva a cabo un hostigamiento a las tropas francesas del Mayor Robin. El combate se salda con trescientos muertos, un sin fin de heridos y la desbandada de los españoles. Pedro Alcalde Heredia, un antiguo jornalero que había nacido en Los Villares, es apresado y trasladado a Jaén, donde intentan ahorcarlo, pero al no disponer de verdugo, deciden fusilarlo y posteriormente colgar el cadáver del patíbulo. Estas y otras acciones en las que facilitaron el cobijo y el paso de las distintas partidas de los guerrilleros que operaban en la zona, provocó que los franceses multaran a la población, según consta en los escritos de la época.
Pero sin duda la historia de la villa de Benamejí ha quedado ligada al famoso forajido “El Tempranillo”, formando parte de la ruta del Bandolero andaluz. 
Monumentos y lugares de Interés
Las calles de Benamejí se caracterizan por el trazado renacentista de Hernán Ruíz II, calles anchas y rectilíneas. Todo su entorno está configurado por su famoso “Grieta”, fenómeno geofísico por el corrimiento de sus tierras y que a la postre se ha convertido en un magnífico mirador de su entorno natural.
·         Puente Renacentista. Está declarado como Bien de Interés Cultural. El puente que cruza el río Genil, es una de las obras en su género más importantes de la provincia de Córdoba, incluso de España,
declarado BIC, bien de interés cultural, ya que no era frecuente en el siglo XVI construir puentes de esta magnitud y perfección, para ello además de un gran arquitecto, como Hernán Ruiz II, maestro mayor d elas catedrales de Córdoba y Sevilla, hizo falta la generosidad, visión de futuro y sentido práctico de un mecenas como lo fue D. Diego de Bernuy, primer señor de Benamejí y su fundador. El puente sobre el río Genil, en Benamejí, es un proyecto del arquitecto renacentista Hernán Ruiz II y, entre sus obras de ingeniería, el único ejemplo de nueva planta totalmente ejecutado por él mismo. Su valor más reseñable es el de obra de ingeniería que responde ejemplarmente a los cánones renacentistas de geometría, composición, proporciones y casi desnudez ornamental. Con tres arcadas de dimensiones distintas sobre el ojo central del puente pasa el río Genil, controlado aguas arriba por el Pantano de Iznajar. Sobre este ojo central se encuentra el escudo de armas de Don Diego de Bernuy, uno de los escudos más antiguos de la villa de Benamejí, Plantado a la tercia, se encuentra en mal estado estando pendiente de restauración. La magnitud de este impresionante puente se puede ver de cerca paseando por los caminos que pasan por los ojos laterales del mismo.
·         Parroquia de la Inmaculada Concepción. Fue mandada construir por el señor y primer Marqués de la Villa de Benamejí, D. Diego de Bernuy. Es uno de los ejemplos más representativos del barroco cordobés. Es de trazado en forma de cruz latina con capillas laterales. Su portada es de estilo neoclásico y está rematada por una imagen de la Santa Fe y hornacina con una Inmaculada
Concepción. En su interior destacan imágenes procesionales que según parece proceden del antiguo convento de Carmelitas descalzos que existía en la localidad y que desapareció.En el patio se encuentra el acceso a las Catacumbas de esta Parroquia, de gran valor arquitectónico, están siendo puestas en valor para su visita y disfrute.El altar Mayor alberga una talla de una Inmaculada, fechada en 1742, obra del escultor lucentino Pedro del Pozo, en el templo destaca su original cúpula, que arrancando de un ondulante anillo se fracciona, en varios arcos, estando pintados los escudos de armas de los Bernuy en las esquinas. Cuenta con un Majestuoso Órgano del siglo XVIII y un coro situado sobre el cancel de la puerta de entrada, con baranda de forja e iniciales de los Marqueses de Benamejí.En las capillas anexas se encuentran más imágenes procesionales de gran calidad artística de entre los siglos XVIII y XX, algunas de ellas grupos escultóricos procedentes de Olot, además cuenta con una capilla baptisterio, con pila bautismal de mármol rosado de las canteras de Cabra, muy típico en las construcciones y obras realizadas por el Marquesado de Benamejí. A lo largo de toda la Parroquia encontramos urnas con niños Jesús, de gran calidad artística, tallas que podrían atribuirse a la Roldada , como una Divina Pastora, ubicada aquí, recientemente restaurada, cuenta también con un altar dedicado a Santa Teresa, de quien en este templo se conserva un reliquia propia de esta Santa. Todos estos altares y muchas de las imágenes de esta Parroquia proceden del desaparecido Convento de Carmelitas descalzos, hombres, que había en la localidad.

·         Ermita de San Sebastián. De principios del siglo XVIII, mandado erigir por los marqueses de Benamejí. La Virgen la Cabeza preside el austero camarín central abierto en el muro, sobre el que cuelga un cuadro de la Virgen de Guadalupe. En un lateral se encuentra la imagen de San Sebastián y en el otro la de San Roque. El cancel interior es del desaparecido Convento de Carmelitas Descalzos  que hubo en Benamejí, tallado completamente con motivos florales, destacando los escudo de la Orden del Carmelo. En esta ermita se encuentra una imagen de gran tradición devocional como es San Judas Tadeo, patrón de las causas difíciles. De planta en forma de Cruz latina con dos capillas a los lados, se albergan las imágenes de Jesús del Mayor Dolor, representa a Jesús recogiendo sus vestiduras incluso aun atado a la columna donde ha sido azotado, la Santa Cruz, y nuestro Padre Jesús Preso, talle integra de madera representa a Jesús en el momento de ser apresado en el huerto de los olivos, en la capilla opuesta se encuentra María Santísima de la Soledad, imagen de canastilla de gran belleza, de escuela granadina guarda mucho parecido con otras Dolorosas de algún discípulo de la escuela granadina del siglo de oro, todas ellas tallas de gran valor artístico, de belleza sencilla e impactante. En la cúpula central se encuentran los escudos de la familia Bernuy, Marqueses de Benamejí. Esta ermita se presenta con una portada sencilla y de corte neoclásico donde predomina la gran espadaña de ladrillo que la corona.

·         Santuario de María Santísima de Gracia Coronada. Situado a un kilómetro de la localidad, camino del monumental Cementerio rodeado de olivos y pinares se asoma a su pueblo María Santísima de Gracia Coronada. Del antiguo Santuario de Ntra. Sra. de Gracia, solo se conoce que fue restaurado en 1917, dando comienzo las obras del actual el 15 de Septiembre del 1974, basándose en el proyecto que realizo el arquitecto lucentino D. Manuel Roldan, fue inaugurado en octubre de 1997 por el entonces obispo de la diócesis D. José María Giralda.

·         Castillo de Gómez Arias. Por su posición en alto bastión inexpugnable por las tropas que lo asediaban, el castillo árabe Hins Banir Basir, Castillo de Benamexir, pasó en repetidas ocasiones de manos de las tropas árabes a manos de los y cristianos, hasta que en 1.361 vuelve a reconquistarlo D. Pedro I de Castilla, siendo destruida la fortaleza Castillo de Gómez Arias, llamada así por haber tomado el nombre de uno de sus Alcaldes. Esta fortaleza fue más tarde reconstruida, en 1495 tenía la
tenencia del mismo el señor de Palma de Río, Luís Porto Carrero y tres años después, Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán. Actualmente es muy poco lo que queda en pie, solo se conserva algunos restos, principalmente los muros de un torreón.Este Castillo sirvió de inspiración a Pío Baroja en la 'Feria de los Discretos'. Actualmente se encuentra en proceso de estudio.

·         Cueva de la Silera. Está situada a unos 1500 metros al S.E. del municipio de Benamejí. Se trata de una interesante construcción de origen medieval, de los Siglos XIV-XV, para fines de almacenaje de productos agrícolas. Tiene planta de cruz griega, con cuatro galerías de más de treinta metros de largo cada una de ellas y unos 3 metros de alto por más de 2 metros de ancho. El techo es de bóveda ojival y las paredes de todas las galerías están recorridas por un total de 80 vanos también con arcos en ojiva tallados en la caliza. En cada uno de los arcos que constituyen las paredes del yacimiento se presume que estaban encastradas vasijas para almacenar el grano, de las que se han hallado también algunos fragmentos. Al final de las galerías existen pasajes tapiados y accesos en escala hacia habitáculos superiores, posibles accesos originales. Por la proximidad al castillo de Gómez Arias puede guardar relación con el primitivo asentamiento de Benamejí, a los pies del castillo. En épocas cercanas, ya en los Siglos XIX y XX, al tratarse de una cavidad que siempre ha sido conocida, han sido diversas las funciones para las que se ha usado, desde refugio para el ganado hasta, según testimonios orales de la zona, escondite de bandoleros.

La comarca de la Subbética contempla diferentes rutas senderistas señalizadas, que se pueden realizar a pie y algunas también, en bicicleta o vehículo a motor. Los itinerarios propuestos le ayudarán a conocer la subbética a través del senderismo, encontrando diferentes recorridos de desigual longitud y dificultad.
·         Sendero “Mar de Olivos”. Ruta de los Bandoleros. Tiene una longitud de unos 27 kilómetros, partiendo junto a la carretera N-331 (Lucena-Málaga), desvío de Jauja. El grado de dificultad es
medio-bajo. Saliendo de Lucena, por la N-331 en dirección a Málaga, antes de dejar de ver las distintas industrias que se aglomeran en el cinturón de esta ciudad, debemos tomar a la derecha un desvío que nos llevará por una carretera asfaltada (CP-205) hasta Jauja; a la izquierda veremos el comienzo del sendero. La ruta comienza sobre una antigua carretera muy sinuosa sin asfaltar. En esta primera parte del recorrido iremos casi paralelos a la N-331, encontrando varios cruces de caminos. Antes de empezar un pequeño descenso, entraremos en una zona donde desaparecen los olivos para dar paso a las retamas. El sendero desemboca en un nuevo camino que tomaremos a la derecha; después de pasar el río Anzur y su afluente el arroyo de las Perdices, comenzaremos una subida que nos hará rodear un pequeño cerro y desde donde podremos observar una espectacular vista del P.N. de las Sierras Subbéticas. La primera parte del sendero desemboca en la carretera CO-752 (Benamejí - Jauja). Desde aquí se nos ofrece la posibilidad de desviarnos a mano derecha, para visitar la laguna de los Jarales, que está a unos 10 minutos. El sendero comienza a descender en su segunda parte para dar a otra carretera (CO-762), donde se nos ofrece la posibilidad de continuar hacia la derecha, para visitar las lagunas Dulce y Amarga, donde se pueden observar aves tales como el ánade, flamencos, garzas y sobre todo el pato malvasía. Nuestra ruta concluye en la Aldea de Jauja, donde podemos ver el río Genil y la Casa del bandolero José María «El Tempranillo».

Fiestas y tradiciones populares
·         Carnaval. La Celebración del Carnaval en Benamejí es un evento con mucho arraigo desde la antigüedad. Durante unos años el Carnaval perdió interés por los vecinos quedando dormido hasta que en el año 1998 un grupo de amigos se unió para cantar coplillas de carnaval, con tan buen acierto que hoy en día son una de las mejores comparsa de la provincia de Córdoba. El Ayuntamiento en colaboración con 'La Peña El Pitorreo' ha hecho que de nuevo en la Villa de Benamejí cuando llegue el mes de Febrero huela a carnaval consiguiendo que la vecindad participe y se involucre consiguiendo un fin de semana de carnaval que no tiene nada que envidiar a las ciudades carnavalescas por excelencia.
·         Semana Santa. Existen referencias históricas que nos hablan que a mediados del siglo XIX existía una corporación bíblica de los Apóstoles, al modo pontanés, hoy ya desaparecida. En la actualidad están las Cofradías del Cristo de la Buena Muerte, la de Jesús del Mayor Dolor, la de Nuestro Padre Jesús Nazareno, la del Santísimo Cristo de la Misericordia, la de la Verónica, la de San Juan Evangelista y la de la Virgen de los Dolores .Varias de ellas, al igual que en otros pueblos andaluces, salen en más de una ocasión durante la Semana Mayor. El Martes Santo hace su estación de penitencia el Cristo de la Buena Muerte, mientras que el Miércoles son las de Jesús del Mayor Dolor y María Santísima de la Amargura, ambas pertenecientes a la Cofradía de la Santa Cruz. El Jueves Santo, los siguientes tronos desfilan por las calles de Benamejí: Jesús Preso, perteneciente a la cofradía de Jesús Nazareno. Jesús Amarrado a la Columna, de la cofradía del Santísimo Cristo de la
Misericordia. Paso de misterio de la cofradía de la Verónica. Paso de San Juan, de la cofradía de San Juan Evangelista y Jesús Resucitado. Nuestra Señora de la Esperanza, de la real cofradía de nuestra Señora de los Dolores. Se inicia al atardecer, una vez concluidos los Santos oficiales, y se prolonga, aproximadamente, durante unas tres horas. El Viernes Santo por la mañana salen los de San Juan y la de la Santa Verónica y por la tarde la Procesión del Santo Entierro junto al Descendimiento y la Virgen de la Soledad. El Domingo de Resurrección sale Jesús Resucitado y que como colofón de la Semana Santa es organizado al unísono por todas las Cofradías de Benamejí.

·         La Candelaria y San Blas. La Candelaria se celebra la tarde noche del 2 de Febrero con el encendido de grandes hogueras en las calles del municipio. La leña es recogida de por los más jóvenes sirviendo cualquier cosa que con fuego prenda. Alrededor de la gran candela los vecinos pasan una jornada de convivencia compartiendo buenas carnes que ellos mismo han preparo de sus propias matanzas. San Blas se celebra el día 3 de Febrero, La Imagen del San Blas sale en procesión por las principales calles del municipio portado a hombros por los trabajadores del Ayuntamiento y acompañado por autoridades. En estos días son muy típicas las Roscas de pan con ajonjolí portadas en cestas de mimbre adornadas con bonitas vestiduras y lazos son llevadas a la parroquia donde el párroco las bendice. Las niñas se engalanan colocándose bonitos lazos en las coletas.



·         San Marcos. El día 25 de Abril, es una fiesta muy particular donde la gente lo celebra haciendo salidas al campo y pasando junto amigos y familiares un día en la naturaleza. Los lugares por excelencia donde los vecinos eligen para el disfrute de la jornada es la inmediaciones del Río Genil y cada vez más los pinos que rodean Benamejí. Es muy típico que en la fiesta de San Marcos se coma
hornazos, figuras de pan con un huevo duro, tortas de aceite y chocolate. El disfrute en el campo no puede empezar si antes haber atado el "Hopo al diablo", esto consiste en hacer un nudo en una retama o arbusto del campo, tradición que se va trasmitiendo de mayores a jóvenes, el significado de esto es evitar que algún incidente fastidie la jornada de ocio que se tiene preparado.

·         Corpus Christi. El corpus es un día grande en Benamejí,  se celebra cuarenta días después de la Semana Santa coincidiendo con el mes de Junio, sale en procesión la Santa Custodia acompañado de todos los niños que ese año han hecho la comunión, portando un ramo de flores como ofrenda. El día del Señor es un día grande en Benamejí, los benamejicenses antiguamente realizaban preciosas alfombras de sal teñidas, decorando el asfalto con magnificas escenas evangelistas, esta tradición se ha ido perdiendo y las calles se visten con juncos.


·         Semana Cultural. Se celebra a mediados del mes de agosto, durante estas fechas las actividades que se ofertan tanto para los vecinos de Benamejí como para los foráneos que esos días nos acompañan
son múltiples: competiciones deportivas de distintas modalidades, teatros, conciertos, exposiciones, y distintos espectáculos para todas las edades. El día grande de la Semana Cultural es el 15 de Agosto, esa tarde las calles de Benamejí se vuelven luz y alegría cuando su Patrona La Virgen de Gracia se postra frente al Árbol de Poro parada por excelencia de su divina imagen cuando esta llega al pueblo procedente de su ermita, "Jesús del Alto". Allí todo el pueblo la acoge con sus mejores galas y le da la bienvenida con cánticos de alabanza, la salve a María Santísima de Gracia.

Gastronomía
 La gastronomía de Benamejí se basa en los productos típicos andaluces y cordobeses, estando presente el excelente aceite de oliva de la zona como base de sus recetas. Salmorejos, flamenquín, gazpacho, jamón serrano,  y un largo etcétera de productos comunes en muchos de los pueblos de Andalucía. Aquí igualmente interesantes son los afamados vinos de la tierra y los dulces artesanales que preparan en algunos de sus restaurantes. Os dejamos con el enlace de los mejores restaurantes deBenamejí, según la guía de viajeros de Tripadvisor.

Aquí tenéis muchas más recomendaciones: Bar Campo de Tiro Benamejí, Camacho, Mesón el Rocío, Cafetería Bar Felipe, Mesón el Cojo, Carmona, Arito, Fuente Palma, El Puente, Mesón Puerta del Convento, El Chasca  o el restaurante Los Cortijeros, son sólo algunas de las diversas opciones que tienes para disfrutar de la típica cocina de Benamejí y de la comarca cordobesa de la subbética.

Por último y esperando que te haya gustado esta visita a la bella localidad de Benamejí, os dejamos con un Vídeo con una selección de lugares de interés y monumentos. Recuerda que todas las semanas, seguimos repasando los Pueblos-andaluces.


No hay comentarios:

Publicar un comentario